Voy a criticar cosas [1]: Romanticismo errado.

by Srta. Adler

¿Qué es el romanticismo? ¿Qué es ser romántico? ¿Qué es una cena romántica? Sé lo que estáis pensando todos -o la mayoría-, sé lo que contestaríais a esas preguntas, y por eso tengo algo que deciros: Os odio. Os odio por deformar el significado de romanticismo y sus derivados. A ver si queda claro de una maldita vez: aunque la definición esté aceptada, el romanticismo no tiene absolutamente nada que ver con los actos de amor. Puede tener que ver, sí, pero no en el modo cursi y asqueroso en que lo cataloga la mayoría de la sociedad. No. Yo me niego a aceptar que cataloguéis como románticas a películas del estilo “El diario de Noa”. O que llaméis novela romántica a novelas como “Perdona si te llamo amor”. No solo me niego a aceptarlo, además es que me cabrea profundamente.

El romanticismo es un movimiento artístico y cultural desarrollado durante el período homónimo, allá por el siglo XIX. Un movimiento revolucionario que rompe con las reglas establecidas en anteriores movimientos, que intenta imponerse a la racionalidad de la Ilustración y es cierto que prima en él el sentimentalismo, pero nada que ver con actos de amor y en cursilerías nivel usuario, si no con la nostalgia, la rebeldía, la creatividad y originalidad, o la primacía del Yo.

Yo, cada vez que alguien incluye “cita romántica” en una oración, me imagino al organizador en cuestión teniendo en cuenta cuanto le gustaría hacer a él, sin pensar en aquel a quien está invitando a la cita mencionada. El YO como individuo ajeno al resto, señores. Individualismo puro y duro. Imposición de los sentimientos propios frente al colectivo. Me imagino algo decadente, con poca luz, un ciprés de fondo y naturaleza muerta. Y a ella pálida, con un vestido oscuro y a él cual Don Juan seduciendo a una monja. Sí, lo sé, estoy exagerando el concepto, pero desde luego, para mí, romanticismo no es una cena con mantel rojo, flores y velas perfumadas.

Así que señores, si no queréis una interminable charla sobre qué es y qué no el romanticismo, la próxima vez que vayáis a usar el término romántico delante mío, pensad en esta entrada.

 

Advertisements