SrtaAdler

«Beauty is terror»

Category: Carrie Doyle

Cambios.

Si alguien preguntaba a Carrie Doyle cuál era su momento favorito del día, ella tenía clara la respuesta. Era ese momento en el que se dejaba caer en la cama tras una buena ducha, al final de un largo día de trabajo. Ese momento en que los dedos de Owen Falk describían distintas figuras en su espalda. Nunca eran símbolos arbitrarios, solía escribirle en la espalda pasajes de los libros que más le gustaban y que se sabía de memoria. Falk era así de extraño, pero en su completa rareza, era capaz de calmar a la Agente Doyle. Ella se centraba en las letras que él escribía y olvidaba todo lo demás, lograba relajarse, alejarse del trabajo que tanto la obsesionaba y acababa durmiéndose. Read the rest of this entry »

Advertisements

Conocerse [2]

No se detuvo demasiado en pensar que impresión había causado en Falk porque no pretendía causar ningún tipo de impresión. No había decidido como quería que él la viese y cuando él le sostuvo la mirada se le ocurrió que, tal vez, debería haber pensado en algo antes de aparecer. Estaba, sin embargo, demasiado ocupada con el trabajo como para desperdiciar su tiempo en idear un modo de causar una buena impresión. Por otro lado, todo lo que quería de Falk era contratarle como asesor y consejero para que él cubriera las carencias que ella tenía en la administración y dirección de la empresa de William. Porque no tenía el tiempo suficiente para dedicarse a los asuntos de importancia y sus conocimientos sobre economía de mercado y todos aquellos términos eran escasos. No, se dijo, definitivamente no era necesario causarle una buena impresión, porque todo cuanto interesaría a Falk, como a cualquier otro trabajador, sería recibir su sueldo a final de mes. Tal vez, pensó, eso tampoco era lo que ella buscaba. Entrecerró momentáneamente los ojos para escrutar a su acompañante que estaba, en aquel momento, centrado en su teléfono móvil. Segundos después, el sonido del suyo própio la catapultó al mundo real, lejos de sus cavilaciones y, tras un ligero respingo, buscó el teléfono en el bolsillo de la americana. Read the rest of this entry »

Conocerse.

Su madre siempre había sido una mujer despierta. Una mujer de esas que no teme moverse, hacer cosas por si misma, una mujer que sabía jugar bien sus cartas y que miraba por sus intereses y bien estar. Todavía no comprendía por que se había casado con su padre, un hombre que no tenía nada material. Suponía que, cuando era joven, se había enamorado de verdad. Pero su padre no había resultado ser el hombre que Darla esperaba, y tampoco el padre que Carrie quería. Las había decepcionado a ambas. Comprendía que Darla se hubiera divorciado de él. También comprendía, ahora y tras varios años, que se había casado con Bill no por amor hacia él si no por amor a su creciente fortuna, una fortuna de la que podía beneficiarse. Pero tras conocer a su actual marido, no mucho más rico que Bill, pero si mucho más emprendedor y preocupado por sus ingresos, los millones de Bill habían dejado de brillar tanto. Read the rest of this entry »